El detergente tradicional es veneno para el planeta

Hoy es necesario que te enteres de que los detergentes y los desengrasantes convencionales son un arma letal para las aguas y la tierra de nuestro planeta. Para entender el problema, primero tenemos que saber...

¿cómo funcionan exactamente los detergentes y/o desengrasantes convencionales? 🤔

Imagina que estás comiendo y se mancha tu playera favorita 👕. Si sólo la lavas con agua, no tendrías resultados, pero al meterla a la lavadora usando tu detergente preferido, aquel problema quedaría resuelto. Lo que sucede con tu prenda, es que es arropada por unos agentes químicos, presentes en la mayoría de los detergentes, llamados surfactantes (tensoactivos), y ellos se encargan de remover la suciedad de tu ropa mientras tal vez también la perfuman o le dan más brillo.  Hasta ahora nuestra historia va de maravilla, pero...

¿qué pasa con aquellos surfactantes después de que los utilizas? 

Los surfactantes tienen una parte que se diluye en el agua y otra que la rechaza, tal como el agua y el aceite. Cuando el ciclo de lavado concluye, el agua utilizada (con detergente) se irá por el drenaje, el cual termina conduciendo su contenido a ríos y mares; por ejemplo, el drenaje de la CDMX desemboca en los ríos Tula y Pánuco, hasta descargarse en el Golfo de México. 

  

Al llegar a ríos y mares 🌊, los detergentes se vuelven los protagonistas de un penoso acontecimiento llamado eutrofización de las aguas, en el cual las algas se sobrealimentan a causa de los surfactantes. Que las algas o las microalgas estén sobrealimentadas provoca:


💧 Su crecimiento excesivo

💧 Se vuelve sumamente difícil que sean desechadas por los animales acuáticos

💧 Se vuelven atractivas para las bacterias y atraen a miles de ellas

💧 Entre las algas y las bacterias, se termina el oxígeno necesario para sostener otras formas de vida en el agua (o sea, sofocan, enferman y matan a los peces).

💧 La circulación del agua se ve seriamente afectada al llenarse su fondo de animales muertos.

💧 El agua se vuelve turbia, verde o amarilla, y comienza a oler mal.



Este suceso está prendiendo miles de focos rojos en el mundo, los cuales han causado que países como Noruega o Alemania, prohiban los detergentes que acentúan este problema. ¿Y en México 🇲🇽 para cuándo?


 

Este problema es sumamente grave pero desafortunadamente, no es el único causado por detergentes. Las aguas residuales también pueden contener algunos de los surfactantes que te ayudaron a dejar impecable tu playera, y seguramente terminarán siendo necesarias en campos dedicados a la agricultura. En la cosecha, la presencia de tensoactivos provocará:

  • Que su contenido de calcio y el magnesio disminuya
  • Que su contenido  de sodio, fosfato, sulfato y nitrógeno incremente
  • Que los costos incrementen
  • Que el suelo se contamine y sea más difícil de conservar
  • Que el rendimiento de la cosecha sea sumamente pobre

 

“¿Todo esto por lavar mi guardarropa ¿Y ahora, qué puedo hacer?” 🤷‍♀️❓

La respuesta al día de hoy es más sencilla, ya que cada vez la investigación científica y tecnológica nos permite encontrar en el mercado detergentes y desengrasantes 100% de origen natural, los cuales logran el cometido de los convencionales pero SIN SURFACTANTES y sin químicos que pueden dañar a tu familia y al medio ambiente.

 

¡Tú puedes dar el primer paso y cambiarte a lo natural!

Nuestras aguas y nuestras tierras te necesitan. El destino de nuestro planeta está en juego y con nuestras decisiones podemos cambiar el rumbo.

 

 

Información recuperada de:

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados